Créditos online para los apuros económicos

Créditos online, la solución para los apuros económicos

Los créditos han entrado en el ciberespacio, Internet ya no sólo comunica sino que presta. Desde hace unos años la forma de solicitar un préstamo ha cambiado, ahora podemos tener dinero de forma fácil y rápida al alcance de un clic.

¿Qué son los créditos rápidos online?

Los créditos online son una transacción económica que se realiza entre una entidad financiera prestadora y un cliente o usuario, bajo unos términos acordados mutuamente que implican la devolución total de la cantidad prestada, más los intereses sobre la misma en un plazo estipulado. Los mismos no funcionan igual que los créditos tradicionales, por lo que ahora explicaremos bien dónde radican sus diferencias. 

¿Cómo funcionan estos préstamos online?

A diferencia de los créditos tradicionales, la solicitud del préstamo se realiza a través de internet, los tiempos de respuesta son más cortos y sus condiciones más flexibles, e  incluso, hay entidades que para lograr fidelización realizan el primer préstamo sin interés. El solicitante entra a la página de la entidad, rellena un cuestionario en el que tiene la posibilidad de elegir el importe y la fecha de devolución, lo envía, la entidad analiza  y responde sobre si está aprobado y desembolsa el dinero de forma casi inmediata. 

Existen plataformas como préstamos online ipayday.es que muestran una comparativa entre las distintas entidades financieras, sus importes y plazos, para facilitarnos elegir la opción que más nos convenga, pues aunque hay alguna generalidades que se aplican a esta modalidad, cada entidad tiene sus propias condiciones, ofertas y tasas de intereses.

Ventajas de solicitar préstamos online

Son cómodos, pues al no ser físicos, nos permiten realizar el trámite sin tener que salir de casa, siendo necesario un dispositivo electrónico con acceso a internet. Son sencillos, no requieren de documentos rigurosos ni burocráticos, como sí lo requieren los préstamos tradicionales que reflejan nuestra liquidez.

Tampoco requieren avales ni terceras personas, y la falta de nómina no es un problema para optar por un crédito online, con tener un sustento de algún ingreso recurrente basta para que la entidad se fie del reintegro total del dinero. Son flexibles, aunque dentro de sus condiciones, somos nosotros quienes solicitamos la cantidad y los plazos de devolución. 

Por último, son rápidos, se ahorran tiempos de desplazamiento, turnos en oficina o citas, y lo mejor es que son de desembolso ágil, por lo que son ideales para situaciones de imprevistos, algunas entidades incluso gestionan el préstamo en 15 minutos, y además, conceden préstamos a personas aunque aparezcan en la lista de morosos del ASNEF.

Requisitos para acceder a un crédito online

Una de las razones por las cuales el proceso sucede de forma tan rápida es que al facilitar los datos requeridos como nombre, mayoria de edad, DNI, residencia en españa, cuenta bancaria para el desembolso y justificante de ingresos, la entidad a través de la banca online, automáticamente confirma los datos y  la identidad del solicitante. Tiene acceso a nuestro historial crediticio y hábitos de consumo, por lo que no exigen la documentación ortodoxa y conceden sin tantas garantías los préstamos solicitados. 

Una regla general que existe para los créditos online es que el importe máximo que prestan es de 5.000 euros. Como mencionamos al inicio, la finalidad de estos préstamos es solucionar situaciones de urgencia o imprevistos, de ahí su flexibilidad en cuanto a las garantías de solvencia, por ende, también los tiempos de devolución son proporcionales a estas cuantías, por lo que a lo sumo se puede realizar la devolución total en algunos meses más pero no en años.

Sin embargo, hay algunas pocas entidades que superan el importe de 5.000 euros y  pueden llegar a conceder algún importe más alto. En caso de impago sucede algo similar a los créditos tradicionales, los intereses se van acumulando, y por tanto, aumenta la deuda. Para estos casos donde hay dificultades para realizar el pago, se recomienda hablar con la entidad financiera prestadora para llegar un acuerdo que permita ampliar la fecha de devolución o bien algunas otras opciones que dependen de cada entidad. 

Add comment